Ley de la óptica de los espíritus





No podemos recibir la verdad de nadie
debemos crearla nosotros mismos